Header Markus Rössel

"Tras diez años participando en triatlones por todo el planeta, este viaje a Kona cambió el rumbo de nuestros objetivos individuales".

挑戦は続く

Corriendo con un traje de neopreno

 Portrait Markus Rössel

Perfecta temperatura del agua del Pacífico. Cielos despejados. Calor tropical. Después de nuestras sesiones de entrenamiento, Fabian y yo nos relajábamos en la orilla de Kona. 

En el pasado habíamos soñado con este pequeño lugar en medio del océano. Nos transformamos, fascinados por el triatlón. Habíamos dejado años atrás nuestras carreras en fútbol, tenis y hockey sobre hielo y cada año poníamos nuestra atención en este evento en Big Island, Hawai, nada menos que el Campeonato del Mundo de Ironman. Para nosotros y otros muchos atletas es lo máximo. 

Tras una década participando en triatlones por todo el mundo, este viaje a Kona cambió nuestros objetivos deportivos. Aguas congeladas, rocas resbaladizas y senderos inolvidables. Nuestro amor por el running y la natación unido a la motivación de competir en equipo nos inspiró a los dos y se convirtió en una motivación. 

Ambos habíamos oído hablar de este evento antes de iniciarnos en el triatlón: ÖTILLÖ - The SwimRun World Championship. Un recorrido desde una punta hasta la otra del archipiélago de Estocolmo, a través de 26 islas suecas durante 65 kilómetros. Por una parte era una idea bastante estúpida, pero nos lanzamos a por el reto sin pensarlo. 

Al igual que en 1978, año en el que el movimiento del triatlón se estableció en la costa hawaiana mientras disfrutábamos de nuestras vacaciones, la idea de intentar esa combinación de deportes revolucionó nuestros caminos. Estábamos buscando una nueva inspiración que encontramos en el triatlón. Competir junto a un buen amigo es una motivación ya de por sí. Es profundamente satisfactorio y además fortalece ese vínculo personal a través de las experiencias de sufrimiento, decepciones pero también triunfos.  

Entrenar cada día sin tener un objetivo ante mí no sería posible. Definir tus objetivos es imprescindible y todos necesitamos definirnos los nuestros. Son el motor para exigirnos al máximo, nuestra voluntad para "Never Stop Pushing".  

Markus Rössel



Conecta con Markus:

 Blogger Logo Instagram Logo Twitter Logo