YULIA PUTINTSEVA

"Persigue tus sueños, haz lo que te haga feliz y hazlo bien".

ユリア・パチェネスワ

Viviendo un sueño

Cuando era niño quería ser policía o enseñar deporte a los jóvenes. Hay una parte de mí a la que aún le apasionaría hacer una de estas dos cosas, pero mi mayor sueño siempre había sido convertirme en atleta profesional. Estoy extremadamente feliz por cómo me han salido las cosas aunque haya sido un camino plagado de esfuerzo y sacrificio. 

Para ser un atleta de élite necesitas de muchos factores. El trabajo duro es obviamente muy importante, pero también tienes que escuchar tu cuerpo. No hay forma de que puedas rendir a tu máximo nivel si no descansas bien. Para ser un buen atleta tienes que cuidar tu nutrición, algo que puede ser difícil si viajas mucho. Has de tenerlo todo bien planificado. Esa es una de las claves. Solo mejorarás si planificas cada día tanto la alimentación como el entrenamiento. Tengo 36 años y aún busco vías para continuar mejorando. Una vez que tienes todo programado ya solo se trata de llevar a cabo el trabajo previsto. Con el tiempo verás que irás mejorando cada día y que tu trabajo tendrá su recompensa. Mi plan a corto plazo es empezar a trabajar con un entrenador de atletismo en Islandia, algo que me hace una gran ilusión ya que va a suponer un cambio que también me ayudará a mejorar mi rendimiento.

Lo bonito del deporte es que todos somos humanos, no máquinas. Todos vamos a cometer errores en algún momento y nos es complicado mantener la motivación cuando la emoción de un partido ya ha pasado. Hay días en los que no estarás al 100% física o mentalmente, pero ahí es donde tienes que ser profesional y encontrar la forma de prepararte para volver a rendir otra vez al máximo. Se trata de estar preparado para afrontar todo tipo de situaciones y recordar por qué amas tanto el deporte y a la gente que te rodea y que te ayuda a seguir adelante. Tengo fe en el trabajo que pongo en cada entrenamiento y creo en mí mismo. Tus compañeros estarán igual de cansados que tú, por lo que en muchas ocasiones tu fe marcará la diferencia. Hay que estar siempre dispuesto a trabajar más que el compañero por una plaza en el equipo. 

Mantenerse positivo es importante tanto para el entrenamiento como para la competición pero en un partido puede marcar la diferencia. Hay que entender que los que los errores siempre aparecerán y que si no piensas en positivo no cambiarás la dinámica negativa. Si las cosas no están saliendo bien en un partido, tienes dos opciones: centrarte en eso o pensar que la situación puede mejorar y visualizarte a ti mismo tomando buenas decisiones. Así es como mantengo mi mentalidad positiva. Me veo marcando un gol en la siguiente jugada o estando en la posición adecuada para ayudar en defensa.

Una de las peores situaciones de manejar para un atleta es cuando está lesionado y para mí fue especialmente complicado. Sufrí una lesión de 10 meses y no podía hacer nada. Me encanta estar activo así que fue muy difícil aguantar la situación. No solo por mí, también por mi familia. Al final, todo se trata de mantener esa mentalidad positiva. Sabía que si me dejaba vencer habría sido muy difícil volver de nuevo a la selección de mi país. 

He tenido el honor de jugar con algunos de los mejores jugadores del mundo y me siento muy afortunado. No creo que pudiera escoger un momento de todos los que he vivido porque los he disfrutado todos. No obstante, poder decir que he tenido una larga carrera formando parte de la selección de Islandia me enorgullece mucho. 

Tener éxito a nivel ha sido muy importante pero también lo es, y mucho, el hecho de poder ayudar a mis compañeros a alcanzar sus objetivos. Cuando deje de jugar, quiero que la gente me recuerde por ser un buen tipo, un trabajador honesto. Siento un gran aprecio por la honestidad en el deporte y quiero que eso se refleje en mi forma de jugar y en cómo ayudo a los demás. 

El mejor consejo que recibí fue que no dejara que nadie me dijera que algo era imposible para mí y que disfrutara siempre del viaje independientemente de lo difícil que fuera. Si crees en ti mismo y trabajas duro, al final siempre valdrá la pena. 

Gudjon Valur Sigurdsson

 



Conecta con Gudjon:

Instagram Logo